jueves, 16 de junio de 2011

Anonimato Online


En estos tiempos es difícil alcanzar el anonimato en la red de redes, Facebook, Tuenti, MySpace y demás redes sociales son todo lo contrario a la premisa de este post, imágenes tuyas, comentarios personales, gustos, aficiones, religión, ocupación, ideología política... todo es público. Si no me creen, busquen mi nombre (aparece en la barra de la derecha) en un buscador, aparece prácticamente mi vida entera ahí; Sin embargo conozco gente que ha pasado largo tiempo en internet y no hay una sola muestra de ellos alojada en algún servidor, gente anónima que su paso no ha sido grabada en el disco duro de alguien ajeno.

La razón de pasar anónimo en internet es más que la libertad de ser quien eres sin una cara o un nombre, más de que la libertad de expresión sin miedo a ser identificado para luego ser acusado. No hablo de delincuencia, hablo de aquellas acusaciones en contra de tus ideales, de tus palabras, de tu raza y de tu cultura, hablo también de guardar tus datos confidenciales para ser posteriormente vendidos al mejor postor, a la mejor agencia, de la seguridad de tu persona y de tus conocidos ante los desconocidos. Uno nunca sabe a donde va a parar toda la información que se recopile sobre uno.

Tomemos todo lo mencionado anteriormente, no les hablo solo de eliminar su nombre y su rostro, vivir bajo un alias inexistente o de la razón de que su identidad no haya sido almacenada, hablo de algo más profundo que eso, hablo de la identidad con la que accedas a la red.

Conocemos el protocolo TCP/IP, conocemos las direcciones IP, son etiquetas numéricas que identifican el nivel de red de la interfaz con la que un dispositivo se conecta a una red y las direcciones MAC, etiquetas con las que se identifica el hardware capaz de crear esta conexión. Las dos nos identifican al momento de tomar un dispositivo y conectarnos a internet, son nuestro nombre que es mostrado a cada sitio en el que ingresamos, a cada servidor, a cada aplicación, a todos lados.

También tenemos nuestra información guardada en scripts, plugins, cookies, caché, en inmensidad de lugares dentro de nuestra propia computadora y dentro de otros sitios, todo nos delata que hacemos, qué nos gusta ver, conocen más de nosotros que nuestros familiares y amigos, saben quienes somos por dentro.

Si logramos eliminar de alguna forma el rastro que dejamos por doquier, seremos capaces sin duda de obtener la poca libertad que nos queda y podernos expresar libremente sin ataduras de ningún tipo, de evitar robo de identidades, recuperar nuestra privacidad y evitar ser observados por el gran hermano.

Otro paréntesis, aunque existan personas con la baja moral de realizar comentarios poco objetivos, discriminatorios e inclusive amenazadores y peligrosos, gente que ocupe la red para negocios ilícitos y cracking, todo haciendo uso del anonimato, son personas que en el mundo real son criminales también, es un problema social. Ni el ciberespacio ni en el mundo real se libran de la naturaleza humana que nos hace caer tan bajo para amenazar nuestra propia sociedad, esto es un punto diferente capaz de ser sometido a debate.

Llega la parte técnica.

Una manera fácil de conseguir anonimato es anular los scripts de tu navegador, eliminando los plugins, eliminando el guardado de cookies y bajar el almacenamiento de cache para evitar que esto guarde sus identificaciones.

Otro paso a realizar es ocultar sus direcciones públicas. Con la dirección MAC es fácil realizar un MAC Spoofing, para lo cual existen todo tipo de herramientas y de esto hablaremos en posts subsecuentes. Hablando de dirección IP, el provedor a internet les dará una IP externa la cual es con la que uno navega, se puede utilizar un Proxy, o una VPN (Red privada virtual). Pueden descargar Vidalia Bundle, que dentro de su paquete contiene TOR (The Onion Router) una red de túneles virtuales que nos ayudan a defendernos del análisis de tráfico.

Análisis personal


Yo ya perdí mi anonimato, viajé en internet sin tener en cuenta nada de lo anterior dejando mi nombre y mi rostro en cualquier lugar, pero aún queda la esperanza de navegar anónimamente en la red, dejando atrás mi persona para el mundo real y mi avatar invisible para el mundo virtual.

5 comentarios:

  1. “El Gran Hermano” es irónico como Orwell tenia esta visión catastrófica del futuro, en donde la realidad era impuesta por el poderoso, donde se había llegado a este punto mediante el miedo y la fuerza, mientras que en nuestra realidad abrazamos y deseamos este control, pagamos por el servicio y nosotros mismo proveemos esta información sin ningún cuidado.
    Y digo decimos porque a mí también me pueden buscar en Facebook :)

    También es un poco triste que TOR actualmente sea la coladera del Internet :(

    ResponderEliminar
  2. Al poner mi nombre sale otra persona, asi que sigo anónimo ;D +1 follower

    ResponderEliminar
  3. Por eso siempre hay que manejar seudónimos en internet, hasta enb el adsense, que no Samuel xD

    ResponderEliminar
  4. muy buena nota! justo estoy haciendo una monografía al respecto. El anonimato entonces no solo pasa por no dar la identidad sino tabien en ocutlar o borrar rastros sobre la actividad personal en internet. Pero ultimamente los servicios en internet estan pidiendo usuarios mas reales.

    F: estudiante de ingeniería en informatica, UNJU, jujuy, Argentina

    ResponderEliminar